4 consejos para comprar en una ferretería

Más que lugares para comprar herramientas y suministros, las ferreterías son grandes recursos para obtener consejos, ideas y servicios que le ayudarán con una amplia gama de proyectos en el hogar y al aire libre. Tanto si eres un artesano experimentado como si eres un novato que intenta hacer una reparación por sí mismo, una visita a tu ferretería local puede ponerte en contacto con expertos en todo tipo de temas, desde el diseño de interiores hasta la jardinería. Armarse con las herramientas y los conocimientos adecuados antes de empezar un proyecto doméstico puede ahorrarte un tiempo y un dinero muy valiosos en lo que sea que estés trabajando.

Aquí tienes unos sencillos consejos que te ayudarán a sacar el máximo partido a tu Ferreteria Industrial Online de cabecera.

1. Como las cosas están agrupadas

A diferencia de la mayoría de las tiendas de comestibles, las ferreterías suelen agrupar los artículos en categorías según su uso. Por ejemplo, los inodoros, los grifos, las tuberías de PVC, las tuberías galvanizadas, los aspersores y las piezas de repuesto asociadas a estos artículos suelen encontrarse en la sección de fontanería, mientras que los artículos de electricidad, suelos y pintura se encuentran en sus propias secciones de la tienda. Este tipo de distribución facilita que los compradores entren y encuentren rápidamente lo que buscan. A menudo, hay señales de ferretería en los pasillos o encima de ellos para dirigir a los clientes a la sección correcta.

2. Recorrer la tienda

La próxima vez que necesites algo o si tienes un poco de tiempo libre, dar un paseo por la ferretería es una buena manera de familiarizarte con la distribución de la tienda y la selección de productos. De este modo, si necesita urgentemente una pieza o herramienta concreta, sabrá exactamente a dónde dirigirse. Además, si vas fuera de horario, es probable que puedas encontrar fácilmente a un gerente o asociado de servicio al cliente que estaría más que feliz de darte un gran recorrido por la tienda.

3. Haz preguntas

Al igual que cuando ibas a la escuela, si tienes una pregunta, no tengas miedo de preguntar a alguien que tenga la respuesta. No importa la experiencia que tengas en proyectos de bricolaje, no hay que avergonzarse de preguntar a un empleado cuyo trabajo es proporcionar conocimientos y consejos útiles en ese departamento en particular.

4. Conozca a la gente

Tanto si frecuenta la ferretería a diario como si la visita de vez en cuando, conocer a las personas que trabajan en ella nunca es una mala idea. Muchos empleados veteranos de la ferretería tienen una gran cantidad de información y pueden ser un gran recurso para obtener consejos, sugerencias y opiniones sobre todo tipo de productos y proyectos. A la mayoría de ellos les encanta compartir sus conocimientos y suelen estar encantados de ayudarte en todo lo que puedan.

Deja un comentario